Paseo dominguero por el Zócalo

Zócalo Capitalinto en el corazón del DF

Sin lugar a dudas el área más típica de México es el Zócalo y la zona del centro del DF. Es aquí, dónde capital de la Nueva España se cimentó sobre la antigua Tenochtitlan, donde el turista empieza a entender como se forma esta cultura mestiza que tanto enamora al foráneo. Se trata de una alegoría en piedra e in situ del compendio de factores que da lugar a esta sociedad.

Las ruinas de la antigua ciudad Azteca, parte de las cuales aún pueden ser visitadas en el Museo del Templo Mayor o en el Museo del Sitio bajo el Centro Cultural España, se mantienen orgullosas bajo la nueva ciudad, ejerciendo de testigo silencioso de la historia de los últimos cinco siglos.

Salir de la boca de metro directamente al zócalo te hace sentir un poquito pequeño por las dimensiones de esta plaza y la enorme bandera que ondea en su centro. Luego, paseando disfrutas de una refinada arquitectura colonial que inevitablemente te recuerda mucho al Madrid de los Austrias en muchos elementos, como los soportales.

DSC06048

Además, pasear por las calles aledañas a la catedral te hace ser creyente, ya que, a ojos inexpertos, parece que casi cada uno de los edificios que componen este casco antiguo desafían las leyes básicas de la gravedad. Cada una de torres de esta ciudad esta inclinada haca uno u otro punto cardinal, consecuencia de su cimentación sobre el lecho del antiguo lago que cubría la zona o de los frecuentes temblores en esta ciudad.

Iglesia Santa Teresa la Antigua en calle Lic. Verdad

No hay nada que no puedas comprar en estas calles. Mientras paseas entre una muchedumbre de domingueros, turistas y locales, cientos de vendedores te ofrecerán todo tipo de mercancía legal e ilegal. Desde adornos para el día de los muertos hasta facturas o certificados falsos, pasando por cosmética, bordados y una amplia gama de psicotrópicos. Eso sí, es pecado no tomarte unos esquites o comerte un huarache para hacer de tu paseo una experiencia chilanga al 100%.

Pedro Nieto

Ahora, mientras un servidor escribe estas líneas, siento mucho haber tardado tanto en volver al corazón de la ciudad y traer fotos a Viviendo el DF para mostrároslo, porque realmente, cada vez que vas lo ver con unos ojos diferentes y te enamora un poquito más.

One Comment

  1. “Te hace ser creyente” jaja sin duda alguna.

Deja un comentario