Polanco: Lujos y buena vida en Distrito Federal

Hace unos días, por cuestiones de papeleo me requirieron presentarme en unas oficinas de Polanco. Ubicado al norte del bosque de Chapultepec, en la delegación Miguel Hidalgo, se trata de una de las colonias más fresa del Distrito Federal. Por lo tanto no hace falta decir que es una de las zonas con mayor seguridad y calidad de vida de la Ciudad de México, no en vano es lugar que más embajadas y consulados concentra.

Conjunto de imágenes de distintas calles de Polanco

He de confesar que ya habíamos pasado por este hermoso barrio chilango un par de veces para disfrutar de la versión más preppy de la vida nocturna de la ciudad. Sin embargo a la luz del día Polanco nos ofrece su una cara bien distinta. En cuanto sales de la boca de metro te puedes dar cuenta de que estas en una de las áreas doradas de la ciudad: Coches de lujo, bonitas avenidas y viviendas de diseño rodeadas de amplios jardines.

Caminar por el boulevard de la Avenida Horacio es una oda a la buena vida. Fuera de la saturación de personas de otras avenidas del centro, en Polanco es posible pasear sin stress y a tus anchas. Por el camino puedes disfrutar de la arboleda, el sin fin de zonas ajardinadas, puestos de venta de flores, fuentes y algún que otro monumento, aunque esto último no abunde.

Fachada de Cartier en MasarykEn Parque América hay papás de lo más posh montados en lacadas bicicletas vintage cargando a sus hijos al colegio más cercano mientras conversan en un inglés de marcado acento londinense. Si tu bolsillo lo permite, visita las boutiques más afamadas de la ciudad en la milla de oro de Polanco: la Avenida Presidente Masaryk. Además, si afinas bien la vista a tu paso gozarás, más que del escaparate de Cartier, de los estilismo de señoras adineradas de elegancia voguesca portando muchos bolsos Chanel y algún que otro Birkin, y cómo no,  elevadas con gracia por unos Louboutin.

En definitiva esto es Polanco: el lujo en versión americana concentrado en un pequeño grupo de calles con nombre de algún filosofo de la historia occidental.

Deja un comentario