Teotihuacán, la cuna de la civilización Azteca a una hora del DF

 A cincuenta km de Ciudad de México se encuentra uno de los patrimonios de la humanidad que alberga México: Teotihuacán. Se trata de la ciudad sagrada de los pueblos mesoamericanos del periodo clásico (los investigadores desconocen qué etnia le dio origen), algo así como el Vaticano hoy día para los católicos. Teotihuacán, a pesar de llevar abandonado desde el siglo VII aún mantiene su majestuosidad casi intacta, principalmente debido a las dimensiones tanto de sus pirámides como de sus plazas, eso sin hablar de la hermosa geometría y distribución de todo el conjunto.

Teotihuacán, ruinas aztecas cerca del Distrito Federal.

Si llegas al lugar en automóvil privado es recomendable aparcar en uno de los estacionamientos situados cerca de las pirámides principales, puesto que si lo haces al extremo opuesto de la Calzada de los Muertos puede ser que e de una insolación antes incluso de llegar a la primera pirámide, eso sí el recorrido completo merece mucho la pena. Os recomiendo también ir precavidos con ropa cómoda y fresca, mucho protector solar y cantidades considerables de agua.

Teotihuacán desde la pirámide de Quetzaltoatl

Una vez lograda la hazaña de llegar al vértice de la pirámide del sol tienes que cargar tu energía con la de la propia pirámide. Para ello la tradición dice que debes tocar con una mano el vórtice metálico que señala el centro geométrico del templo y orientar la otra hacia el sol. Ciertamente mi experiencia al llegar a lo más alto del templo del Sol fue mágica: cientos de mariposas de distintas clases revoloteaban realizando círculos alrededor nuestro, cosa curiosa al no haber visto ni una sola mariposa a nivel de suelo en todo el conjunto histórico de Teotihuacán.

Cargar energía en el Vértice de la Pirámide del Sol

Vistas desde la pirámide del Sol en Teotihuacán

No soy yo un historiador formado como para ponerme a narraros toda la historia de los aztecas, y más si atendemos a que existen mil teorías y corrientes pseudoesotéricas que sostienen versiones muy de ciencia ficción al respecto de estas civilizaciones perdidas, pero eso sí os recomiendo leer la leyenda de su surgimiento porque es muy muy hermosa:

“Se dice que cuando aún todo era oscuridad los dioses se reunieron para decidir entre ellos quién sería el nuevo Sol; un dios llamado Tecuiztecatl se ofreció como voluntario y los demás dioses eligen como segundo aspirante a Nanahuatzin.

Tras cuatro días de penitencia, los dioses hacen un circulo alrededor de una enorme pira de sacrificio y piden a Tecuiztecatl que salte al fuego, pero el calor y las llamas abrasadoras lo llenan de terror haciéndole retroceder. Entonces los dioses llaman a Nanahuatzin y quien en un instante corre y se arroja al fuego. Tecuiztecatl, avergonzado, también se arroja al fuego y muere.

Gradualmente, el cielo comienza a enrojecer en todas direcciones. Nanahuatzin regresa elevándose como Tonatiuh, el ardiente dios del Sol cuyo rayo se dispara en todas las direcciones, también Tecuiztecatl se levanta por el este pero por su cobardía ya no es digno de brillar. Como solo puede haber un único sol en la nueva era de los hombres, Eécatl, dios del viento, corre y lanza un conejo en la cara de Tecuiztecatl, apagándolo, y convirtiéndolo en la Luna. Al quedar herido su rostro, durante las lunas llenas el conejo puede ser visto sentado en le rostro del astro.

Tonatiuh, dios Sol no puede moverse para que haya día y noche sin ser alimentado por la sangre de los dioses, quienes deciden finalmente que deben sacrificarse”

Muchas de las esculturas que adornaban el conjunto histórico se encuentran hoy en el Museo Nacional de Antropología, por lo que no dejes de visitar este museo, el cual es hoy en día el más grande de toda Latinoamérica.

PD 1: Si sois españoles y ya os han contado la milonga de que por herederos de los conquistadores os van a cobrar el doble de entrada…. Es obvio que os han albureado.

PD 2: Los habitantes de Teotihuacán no fueron los propios Aztecas, no está claro que cultura mesoamericana le dio origen. Sin embargo, los pobladores de la antigua Tenochtitlan heredaron fuertemente la cultura de la antigua capital mesoamericana, de ahí las frecuentes confusiones. Cabe decir además, que la influencia de Teotihuacán incluso se hace notar en las ruinas mayas de Tikal.

One Comment

  1. Sí ubicas que los aztecas no tienen nada que ver con Teotihuacán verdad?

Deja un comentario