Visados y burocracias vol.2

Hoy hemos realizado los primeros trámites para la obtención del visado para nuestra estancia en México. A pesar de las iniciales instrucciones contradictorias que se nos daban por teléfono, fruto del cambio de sistema de citación para expedir documentos, finalmente todo ha resultado mejor de lo programado. El personal de la embajada ha realizado los trámites de forma ágil y la organización del nuevo sistema parece que sí esta dando los frutos que esperaban tras solo un mes de su implantación.

Mientras llegaba, me ha venido a la cabeza lo curiosa que era la alegoría que se formaba en ese momento en la Carrera de San Jerónimo, pues las oficinas consulares se encuentran frente al Congreso de los Diputados. Es decir, el lugar donde todos los días se expiden visados y se informa a jóvenes españolitos que quieren hacer las américas o que buscan dejar atrás un país con un futuro poco próspero y acuden a la embajada buscando una pequeña luz con ilusión, frente al edificio que representa la democracia en España, el cual, sin embargo sentimos hoy en día como icono de la decadencia política de este país. Era como un taijitu de expectativas: luz y oscuridad representados en una sola calle.

Deja un comentario