Fin de semana express en Querétaro y el Bajío

Peterlu89
Casa señorial de Doña Josefina en el Zócalo de Querétaro

Este fin de semana hemos hecho una escapada a una ciudad del Bajío de México: Querétaro. Esta ciudad con nombre tan peculiar, el cual fue elegido como la palabra más bella del español hace un par de años, esconde también uno de los cascos históricos mejor cuidados del país.

De trazado ortogonal y casas señoriales de con patio andaluz, de planta baja y fachadas coloristas, Querétaro se nos muestra como una ciudad monumental orgullosa de su historia. No en vano es aquí donde tenían lugar las reuniones de los conspiradores previas a la Guerra de la Independencia, y donde el 9 de septiembre de 1810 son descubiertas detonando así el inicio de la guerra con el Grito de Dolores al día siguiente. Hoy día, cada plaza de la ciudad levanta una estatua en honor a cada uno de aquellos ilustres de la historia mexicana.

Detalles del casco antiguo de Querétaro

Sin dejarnos llevar por las voces de algún que otro chilango que no recomendaba nuestra escapada de fin de semana, hemos descubierto una  de las ciudades con mayor calidad de vida de México. Pequeña de extensión pero variada en su oferta de ocio y cultura, Querétaro es un lugar que invita a disfrutar de sus terrazas, la calidez de su clima y su pintoresco entramado urbano.

En cuanto a los alrededores de la ciudad nos impactó la solemnidad de la Peña Bernal y la humildad de sus gentes, acostumbradas a habitar en un valle dominado por la majestuosidad de este monolito de 350 metros. A esta peña de una sola pieza se le atribuyen propiedades místicas, es un punto energético y las buenas vibraciones inundan el lugar.

Peña Bernal en Querétaro

A poco menos de una hora en carro entre nopales, cactus y ganaderías de toros de lidia, también se encuentra San Miguel de Allende. Ya en el estado de Guanajuato, San Miguel de Allende ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad en su conjunto, y creemos que merecerá un artículo en exclusiva más adelante.

Catedral y calle de san Miguel de Allende

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *